jueves, 30 de octubre de 2008

Volverse republicano

Siempre he sido monárquico. Y digo he sido, como una acción que viene produciéndose desde el pasado pero que de ahora en adelante puede que no siga así.

Jamás me metí con el Rey, ni con la Reina. Jamás me quejé porque tuviesen la vida hecha desde el momento que nacieron, pasándose por el forro aquello de que todos somos iguales ante la Ley. Jamás puse en duda, que, cierto dia, los reyes decidieron casarse, las infantas y el príncipe y a todas esas uniones le llamaron matrimonio.

Ahora, con motivo del 70 cumpleaños de la Reina Sofía, se tiene preparada la publicación de un libro que da repaso a la vida de la Reina, "La Reina muy de cerca", escrito por Pilar Urbano. El libro se ha presentado hoy y en él se plasman pensamientos de la reina en diferentes asuntos.

Poco ha tardado en trascender a los medios la posición de la monarca en referencia al orgullo gay y al matrimonio homosexual

"Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿Qué se suban a una carroza y salgan en manifestaciones? Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación... colapsaríamos el tráfico. Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es. Hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión."



Me cuesta entenderlo, y se me ocurren comentarios que hacer a cada frase que hay, asi que comentaré el texto parte por parte.

"Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual..


Oh! Gracias sofía por respetar que haya personas con otra tendencia sexual. Gracias por aclarar que me respetas.

pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays?


Bien, ahora perdóneme, oh, Gran Sofía por no flagelarme la espalda y andar cabizbajo, lamentándome de la desdicha de haber nacido homosexual. No tuve la suerte de nacer reina... ¿o sí?

¿Qué se suban a una carroza y salgan en manifestaciones?


Sí, hay personas que salen a manifestaciones, algunos se suben a una carroza llena de colores y música mientras otros se levantan cuando pasan tanques, personas perfectamente alineadas y una cabra, ¿Dónde está la diferencia?

Si todos los que no somos gays saliéramos en manifestación... colapsaríamos el tráfico.


Exactamente lo mismo que si TODOS los que sí lo son lo hiciesen.

Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no

Si esas personas quieren nacer con la corona puesta y con la vida hecha a costa de los impuestos de todos los españoles, pueden estar en su derecho... o no

según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es.


¿De que país eres reina tú, corazón? De verdad... me he perdido, desde hace más de tres años, tanto si me caso yo, como si te casas tú, la unión se llama matrimonio. Míratelo, a ver si la perdida vas a ser tú.

Hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión.


A mí también se me ocurre otro: República de España.

viernes, 24 de octubre de 2008

Proyectos

Todo empieza a marchar aún mejor. Miro hacia atrás y me veo hace poco más de un año y aparezco perdido, sin saber a donde ir, sin ningún futuro, ningún proyecto, ningún rumbo.

Y me veo hoy, he sido capaz de aprobar todo (bueno... casi todo), aspirar a tres becas, encontrar un pequeño trabajo, encandilar mi vida, ilusionarme y ver las cosas desde otro punto de vista.

Me siento orgulloso de haber logrado enterrar a ese adolescente pasado de edad, con un perenne sentimiento de no plenitud, melancólico y de mirada perdida.

Y proyectos. Llegan los proyectos. Y me siento muy feliz :)

martes, 21 de octubre de 2008

Amo a Guille

video

Escuchando cosas cómo esta, me resulta muy difícil resistirme.

"Si Vuelves" 16.10.2008 en FNAC Triàngle Barcelona


viernes, 3 de octubre de 2008

Mentiras

Te quiero, te amo
si hoy tuviese que elegir serías tú
te extraño
hola, tengo 26 años

Mi peluche
mi rey moro
ojos verdes
mido 175 y peso 110 kilos

Solo contigo,
mañana te llamo,
pienso en tí
¿eres pasivo?

Rezo al cielo por estar contigo
agarro tu mano
te miro a los ojos
Tengo sitio.

Veámos a ver que pasa
sigamos siendo fieles
descuida que no hablo con nadie
No tengo novio, ni nada que se le parezca

Estoy ilusionado contigo
guapo mío
cuando vivamos juntos
¿Has traído vaselina?

Hola, ¿Cómo estás?
-aquí hablo con un chico guapo-
¿Quién? ¿Yo o el otro?
Glups, me has pillado

Lo siento
iba a decírtelo esta vez
te lo juro
que te follen

domingo, 28 de septiembre de 2008

En soledad o en sociedad

-¿Quién está conectado a las 4:30 a.m. al MSN?-

-Yo- me respondí a mi mismo, desbaratando la retórica de la propia pregunta.

Quizá ahora debería estar en algún pub con la música alta bebiendo cerveza, haciendo tonterías o simplemente dejándome llevar levemente por el ritmo de la música. Quizá podría estar bien lejos, durmiendo al lado de alguien que no me quiere, pero con quien, seguramente, podría tener buen sexo. Quizá debería estar tumbado, roncando, soñando algo, que, mañana, probablemente no recordaré. Quizá pudiese estar en cualquier otro lugar menos este, pero no es el caso.

Por los cascos, la música de Django Reinhardt tiñe el silencio de la madrugada de ánimos, y disfraza el ruido del teclado con ritmos animados. Me pregunto si es él el mismo autor de la música de el tercer hombre, ya que su estilo es muy similar a la música de la película, así que le pregunto a san google. Me lo confirma.

Vuelvo al hilo de pensamiento anterior. Quizás esté aquí por que quiera. O simplemente porque ninguna de las alternativas que tenía me pareció mejor. O quizás por las dos cosas. Mirando algunas páginas se me han hecho las 5:07. Tengo sueño, pero me siento incompleto. Pienso que quizás mi sitio en este momento no sea este. Ni mi estado de ánimo. Pero no he podido decidir sobre ello.

Me da rabia. Se dice que el ser humano es social por naturaleza. Es algo de lo que nos podemos alegrar. Porqué, ¿Qué sería de nosotros sin los demás? ¿Quién iba a molestarse en moverse por hacernos llegar la comida, el agua, los entretenimientos?

Pero también es un motivo de tristeza, porque además de ser social, el ser humano es dependiente. Puedes intentar ser la persona más alegre del mundo. Sonreír, agradar. Pero si lo que te rodea no te acompaña, los ánimos acaban por desvanecerse. Puedes aislarte en el lugar más remoto del mundo, pero no podrías sobrevivir. Así que en sociedad nos toca vivir, sí o sí.

Este momento es uno en los que no me alegro de vivir en sociedad. Porque esta noche el ser humano mostró su peor cara con toda su autenticidad. Interesado, cínico, falso. Y lo sé. Pero dependo de ello. Y me sigue dando rabia.

A veces me gustaría vivir en una isla desierta. Otras me pasaría el día rodeado de gente, claro. Pero hoy toca isla desierta, porque hoy más que complacido me siento obligado a vivir en sociedad.

Esta noche que toque Django, y los demás que se callen.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Silencio, rubor

La retahíla de sucesos que desfilan por mi mente me atolondran. El paisaje sigue tomando color, por mucho que el frío se esfuerce en hacer las hojas caer. La primavera aparece bajo un manto de hielo, inesperada, a destiempo.

Desaparece el tercer hombre, pero esta vez no me importó, esta vez, desaparecí yo. Y el dolor ¿qué es el dolor? Aprendí que esperar no es la solución. El final, terminó, otro halo de promesas que jamás se cumplió ¿pero y qué? ¿era amor? Se alargó, proyectó y se perdió. Es ahora cuando el silencio no deja un regusto de amargor.

¿Y que hacer? No hay presión. El camino sólo se trazó. Nítido, iluminado, generoso en su extensión. No hay dudas, todas las señales indican en esta dirección, ahora el saber a dónde ir ha dejado de ser mi obsesión.

Pero no te equivoques, querido amigo, no es momento de hibernar, no.

Hay un rubor. Latente rubor, que se esconde tras mis pupilas, En tus andares se anudaron mis más inimaginables placeres. Inocentes placeres que engendran un rubor.

Rojo rubor, que titubea, que empaña los cristales y desaparece cuesta arriba entre los abedules. Hay un rubor que nace, hay un rubor...

lunes, 18 de agosto de 2008

No ha sido un sueño


Era 1999 cuando por las radios comerciales promocionaban un grupo-producto basado en la música de ABBA, llamado A*Teens cuyo trabajo era versionar los temas más exitosos de la banda que llegó a convertirse en la segunda marca más exportada de Suecia, detrás de Ikea.

Me fascinaban los A*Teens, todos eran tan guapos y cantaban tan bien... y yo tenía el cerebro tan blando como para idolatrarlos. Fuí fan. Tenía todos sus discos, algunos singles, los buscaba en las radios, las televisiones. Me encantaba el chico moreno, Amit, soñaba con él, me hablaba en un perfecto español y nos hacíamos amigos.

Sin embargo A*Teens no dejaban de ser un producto, un grupo prefabricado para vender por un tiempo versiones de temas que obtuvieron la fama por sus intérpretes originales, ABBA, por los que empecé a interesarme. No obstante su música ya me era conocida y me gustaba de antemano, pero me parecía demasiado carca como para acercarme.

Sonaba parecido a la música de A*Teens, pero descafeinada. Poco a poco le he ido encontrando el encanto a la música disco, a los 70s, al Yes Sir, I can Boogie y por supuesto a ABBA. Descubrí temas que no habian sido versionados por la banda prefabricada, como The Winner Takes It All, Thank You For The Music, Waterloo y I have a Dream, por decir algunos, y me encantaron, amén de las versiones originales.

Me daba pena y deseaba que se reuniesen, del mismo modo que deseaba que Freddie Mercury resucitase, pero con la diferencia de que todos los miembros de ABBA están vivos. No era único, mucha gente lo deseaba y se les preguntaba si iban a volver cada vez que le hacían una entrevista. ABBA no llegó a separarse oficialmente, en 1982 se anunció un descanso temporal, pero que con el tiempo se volvió permanente.

Jamás volvieron a interpretar sus canciones juntos, aunque alguna que otra canción se ha reeditado para algún dueto, con poca repercusión.

El destino nos ha permitido, después de 26 años separados asistir a esta imagen, tomada en Julio de 2008 en Estocolmo, con motivo de el prepase de la película basada en el musical de ABBA.

No es un regreso pero el solo hecho de contemplarla me llena un poco de ilusión. No ha sido un sueño.

Actualización (2 de Septiembre) la foto es un montaje, estuvieron los cuatro en la misma terraza, pero no juntos

sábado, 16 de agosto de 2008

Un respiro

El estrés y la vida en la ciudad han aceptado evaporarse de mi vida unos días. El insomnio y el calor decidieron quedarse con ella y no acompañarme a mi refugio al lado del mar. La presión, el griterio y las presiones también me han abandonado. Parece como si al atravesar el último segundo de la ciudad me hubiese deshecho de la burbuja que me envuelve allá, cargada de valores negativos.

No me resulto nada tedioso meterme en un coche y aguantar diez horas de viaje, a pleno día ya bajo el sol de agosto, nada de nada me importó, ni lo más mínimo. El calor fue un pequeño peaje que parece irrisorio al lado de la recompensa que me esperaba.

Y héme aquí, contemplando las olas, respirando salitre y humedad salpicado por la paz y la desaparición de los elementos opresivos de la ciudad.

No está la mirada censora que observa y critica el más minimo movimiento, no hay habladurías de vecinos ni comentarios hirientes. Aquí se respira libertad. El deseo que en la ciudad se ve imposible por las circunstancias, aquí se cumple sin más. El paso del querer al poder es tan pequeño que uno no acaba de acostumbrarse a vivir así. Y gozo cada segundo que estoy aquí y lo atesoro en el recuerdo para rescatarlo cuando de nuevo me halle en la ciudad con el estrés el insomnio y la calor.

jueves, 17 de julio de 2008

La Casa Azul al Piano


Empezaré por poneros en situación: me encanta La Casa Azul, soy fan empedernido, por encima de cualquier otra música, cualquier genero, cualquier grupo. Son las canciones más tristes con las melodías más alegres, que a veces hablan sobre el desamor, a veces sobre la ansiedad, a veces no logro entender sobre qué hablan, pero se pueden cantar en la intimidad, mentalmente mientras estás en algún momento perdido, o quizá a viva voz en uno de sus conciertos.

La Casa Azul es en realidad un grupo virtual, detrás el cual está Guille Milkyway, los chicos del grupo no son más que actores. Hace un par de años eran los que hacian las entrevistas y actauabn por la tele, sin embargo ahora ya lo hace casi todo Guille, quedando estos como anfroides que salen en los videoclip y se mezclan entre el público en sus actuaciones.
¡Cómo me hubiese gustado ser androide y fingir que canto en los videoclips de La Casa Azul!

Por otro lado adoro la música al piano, me encanta cuando algunos artistas hacen una versión al piano de algún tema suyo. Me encantan los discos de música al piano...

Ahora voy a hablar de las dos cosas juntas, de La Casa Azul tocando canciones al piano. Hay que decir que en los discos de estudio no hay ningún tema al piano, bueno, uno, el bonus track de su primer disco, pero en general, Guille Milkyway se presta solo a estos menesteres en las actuaciones en directo.

Y ahora viene lo bueno: por fin voy a ver a La Casa Azul en directo. Y aún no me lo creo. Porque nunca he sido tan fan, ni he tenido tantas ganas de algo, ni he tenido la ocasión de escuchar a Guille Tocando el piano en persona... y estoy muy ansioso.... y me hace taan feliz que me apetecía contarlo.

tengo todo lo que siempre quise en mi jardín, tengo luz, tengo paz, soy feliz y esta noche ellas cantan para mí

domingo, 29 de junio de 2008

Discurso de Amy Winehouse

imagínate que eres una persona relevante, que ha hecho un trabajo de tanta importancia que está nominada a recibir un premio.

Puede que de antemano sepas o no que te va a tocar, en cualquier caso, por tu cabeza pasan las palabras que vas a decir ante la audiencia que te idolatra. "Quiero agradecer este premio a..." piensas.

De repente, el presentador del premio, abre un sobre dónde hay un nombre escrito: tú.

------

He aquí uno de los discursos más memorables de nuestra era, en el que pone énfasis en uno de los asuntos que más nos conciernen a todos nosotros en estos tiempos: el silencio

martes, 17 de junio de 2008

Insomnio


Escribo desde el silencio, que sólo se ve interrumpido por el sonido del teclado y los ronquidos, que, a estas horas, se dejan apreciar.
Es tiempo de exámenes, de tensiones y relajos.

Algo me recome la cabeza. Pienso que han sido injustos conmigo. Veo como alguien que no merece nada lo tiene y que yo, que he hecho algo y merezco un leve reconocimiento, no lo tengo. No hablo por hablar: creo reconocer cuando me merezco fracasar, cuando me merezco nada... pero esta vez es taaaaan flagrante, taaaaan descarado.

Me da vergüenza hasta el mentarlo, como cada una de las cosas que hablo en este blog. Siempre camufladas, entre líneas, que dan alas a la libre interpretación del lector. Por un lado tengo en ello el anonimato en el que camuflarme, pero por el otro un texto ambiguo puede dar lugar a interpretaciones que no tengan nada que ver con la intención original al escribirlo.

El caso es que me tengo que enfrentar a una autoridad, a alguien por encima de mí, alguien con galones. Que es más que probable que pierda, que le hecho de que hable o cierre la boca va a acabar teniendo el mismo resultado. Pero no puedo callarme. Sé que tengo una gran parte de razón. Que circunstancias ajenas a mí me van a hacer pagar algo que no me corresponde. Y que otros se van a llevar un premio que jamás merecieron.

Me crezco. En mi discurso imaginario mis palabras dejan tumbado a el interlocutor. No hay respuesta posible a cada uno de mis argumentos, son axiomas, verdades absolutas que no pueden ser cuestionadas.

Pero en el fondo sé que no. Que conseguiré un enemigo, una mirada a evitar, una persona incómoda de tratar, una mancha en el recuerdo, una experiencia desagradable, vana, e inútil.

Una pérdida de tiempo

martes, 3 de junio de 2008

La triste mirada

Apareciste despacio, sigiloso, como cada noche. Te sentaste en el lugar de siempre, en la misma postura, con los mismos gestos.

Hablabas y escuchabas. Preguntabas y eras preguntado, contestabas, contabas que pensabas, que era de ti, que pasaba por tu cabecita loca.

Tu mirada era diferente. Baja, entristecida.
En tu cara se leía, sin mucha dificultad, la pena, el hastío, el cansancio. Inmediatamente un sentimiento de compasión inundó a toda la gente que estábamos a tu alrededor.

-Dinos: ¿Por qué estás tan triste?- Dijimos al unísono el coro que te rodeábamos. El silencio estuvo al otro lado por un momento. -Me da mucha pena, he llorado- arrancaste a decir al cabo del tiempo -ha sido como si hubiese muerto un familiar-.

Un halo de misterio envolvía la escena. Ninguno de nosotros pudimos imaginar qué clase de pensamiento desfilaba por su mente, insistentemente, machacándole desde dentro, poco a poco.

-Nosotros te queremos, nosotros te necesitamos- dijimos de nuevo, todos a la vez.

Él permaneció callado esta vez. La luz desapareció. Las miradas se perdieron en la oscuridad. Ya no podíamos adivinar cuales eran las miradas, las expresiones. El tiempo pareció extenderse sin control, el silencio inundó la sala y se hacía eterno.

De repente rompiste el silencio. -Buenas noches, tengo que irme- y te perdiste entre la oscuridad dejándonos con el misterio de la tristeza de tus ojos.

sábado, 31 de mayo de 2008

La llamada


Es una tarde de primavera, primavera rara: el sol juega al escondite entre nube y nube. A ratos deslumbra, a ratos llueve.

El teléfono descansa sobre la mesa, parado, marcando las horas, lento. Cualquier sonido me hace desviar la mirada hasta la pantalla, confundiéndolo con la vibración. Al otro lado pendes tú, sumergido en tus asuntos, a este lado
yo, esperándote, deseando escucharte.

Trato de centrarme en una canción, en una lectura, en hablar con más gente, pero entre todo te cuelas tú, tú y tú. Las canciones hablan de ti, de tus miradas, de tu forma de hablar, de pensar, cualquier anécdota sobre ti, se antepone a cualquier cosa.

Pronto me distraigo, una lectura empieza a alejarte de mí. Me meto en el texto, atravieso la barrera del papel y soy otro, en otra historia, con otros sentimientos. Entonces algo empieza a moverse en el mundo real. Un sonido de carraca y las luces parpadean.

Es el teléfono y tu nombre en la pantalla

jueves, 24 de abril de 2008

porqué te vas

"Todas las promesas de mi amor se irán contigo

Me olvidaras, me olvidaras
Junto a la estación lloraré igual que un niño
Porque te vas, porque te vas"

Mi musa ha hablado: el tema de este post es "porqué te vas"

Así que he de escribir sobre las cosas que se van, que son muchas, en una vida que cambia constantemente.

No necesariamente tienen que ser cosas malas. Inconscientemente tendemos al pensar en este post que todas las despedidas son tristes, sin embargo, no tiene por que ser así. Hay cosas que cuando se van merecen una fiesta.

Como por ejemplo, la soledad, cuando se encuentra un amigo, un amor, o simplemente alguien con quien compartir algun pequeño momento.

Otras cosas que pueden irse sin dejar hueco son los gritos, los agobios, las discusiones, que afortunadamente se pueden dejar de lado, dejando paso a la paz, la tranquilidad y la armonía.

El silencio, que puede llenarse de melodías o de palabras bonitas, de discursos, de llamadas inesperadas

El hambre que puede ser saciado a través de las barritas de chocolate o las gominolas de cocacola

Los resfriados, que pueden ser superados, con cama, sopas calientes y medicamentos

La falta de inspiración, que puede ser llenada con frases recurrentes de Nat

Aqui dejo el post, saludos




miércoles, 23 de abril de 2008

Saludo hitleriano de Rosa Díez

Es la alternativa a la izquierda y a la derecha y al centro y a todo, pero este saludo no le salió muy afortunado.

Ánimo Rosa solitaria en el parlamento. Navega tu barquito por el oceano ¡nmenso y hazte escuchar (que conste que yo la voté)

domingo, 23 de marzo de 2008

Semana pagana

Me ha dado tiempo a casi todo, sobretodo a olvidarme de estudiar. La carpeta ha estado descansando toda la semana, de hecho ni siquiera sé donde está. Y si, tenía que hacer cosas, pero no empecemos por el no, sino por el sí.

He salido casi todas las noches, desde el fin de semana pasado hasta este, esto quiere decir: he descansado poco.

Dos de esos días (domingo y lunes) estuve en un pueblo, perdido, donde se respiraba paz. Es curioso también como la ciudad, al regreso, estaba también muy tranquila, pero no por ello dejaba de haber gente.

He estado rodeado de gente siempre, contento y feliz, contando historias, recordando anécdotas o confesando pequeñas cosas que casi nadie ve.

Y la semana voló. Y ya es domingo! Respiro hondo y el lunes me sumerjo otra vez en la rutina.

sábado, 8 de marzo de 2008

¡Shhhh!

Había llegado el momento. Habían pasado muchos años juntos ya y era el momento de revelárselo. Estaba muy preparado.

El sabía que podía hacerlo, podía hablar en confianza, sin dobleces, sin tapujos. Podía hacerle partícipe del secreto.

Fue en el momento menos pensado y en el un lugar cualquiera. Lo contó todo, de la a a la z, desde alfa hasta a omega, pasando por gamma y ypsilon.

Durmió tranquilo pensando que su secreto reposaba en un lugar seguro.

Pasó poco tiempo cuando escuchó el eco de su voz en los labios de alguien cualquiera.

Enmudeció, palideció, y comprendió, que, una vez más, se había equivocado

"Quise despedirme más,
y sólo vi tu pañuelo
lejano irse.

Imposible.

Y un golpe de polvo vino
a cegarme, ahogarme, herirme.
Polvo desde entonces trago.

Imposible."

Miguel Hernández

sábado, 1 de marzo de 2008


"El hombre que ha empezado a
vivir más seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera."

Ernest Hemingway

jueves, 21 de febrero de 2008

¿Medio vacío o medio lleno?


La eterna pregunta, dependiendo de si uno es pesimista u optimista.
Iba a hablar de mí, para variar, pero en realidad no es exactamente así. Se puede aplicar a todo el mundo, a todos aquellos que se sientan abajo o arriba, y es que, todo depende de las circunstancias.

(modo ego: on)
Ayer me autocompadecía por estar en un momento tan bajo, por tres motivos: 1. estar solo 2. quedarme sin trabajo 3. Obtener unas calificaciones mediocres (suspensos) defendía aquel dicho popular de 'Al perro flaco todo se le vuelven pulgas'
Pero pensando, hacía unos 6 meses atrás andaba igual, y el mundo no se acababa. 1. estaba más solo, o menos acompañado ;) 2. No tenía un trabajo que perder ni 3. Unos exámenes que suspender, reclamar y volver a hacer.

Visto lo visto, no es el fin del mundo, ni mucho menos. Las cosas son mejorables, se pueden mejor, se abren nuevos retos, ahora puedo 1. Conocer más gente 2. Permanecer sin empleo, dedicarme a 3. estudiar más.

(modo ego: off)

Quiero decir que las circunstancias que aparentan ser una catástrofe pueden convertirse en un punto de inflexión, una excusa para cambiar, además de que es posible 'positivar' la actitud, en el sentido de cambiar un 'vaya mierda de vida' por un 'ya nada puede ir peor, cualquier movimiento será hacia arriba y eso siempre será positivo' :)
Todo dependiendo del punto de vista que queramos darle a una situación, que objetivamente no sea tan desastrosa como pueda parecer.
Tomemos por ejemplo a nuestros políticos, que, ocurra lo que ocurra, siempre ganan las elecciones. Unos porque reciben más votos que el partido contrario, otros porque suban en votos con respecto a las anteriores elecciones. También valen los comerciales hablando de que una tarifa se congela, y que solo se actualiza con el IPC. En el primer caso se omite la palabra derrota y en el segundo la palabra encarecimiento.

Como curiosidad respecto a este tema dejo este enlace a un artículo graciosete en la wikipedia sobre la manera de ver las cosas.

Un saludo

sábado, 9 de febrero de 2008

No puede ser

***

-Tengo unas ganas terribles de ti- dije, casi sin pensar y por enésima vez, a sabiendas de que no era posible
-Yo a ti también, pero no puede ser- repetía la voz, desde la lejanía y proseguía -Ya buscaremos la manera de vernos, pero ya sabes que es complicado-

***

Así, de vez en cuando, la realidad se iba imponiendo a la ilusión. Le escuché entre sollozos cuando hablamos después de vernos por última vez. Parecía que el 'no puede ser' iba en serio, pero volvimos al mismo punto. Había esperanza.

***

-No me importa esperar, si va a ser por ti, quiero estar contigo, contigo y con nadie más, solo con uno: contigo- le repetía entre conversación y conversación- le dejé ver que iba en serio y que iba a por él. A veces me paraba los pies, otras veces me dejaba entra hasta dentro. Yo tampoco sabía qué esperar. Lo único que tenía claro es que quería aquello, a aquel cuelgue, a aquel amigo especial.
***

Tiré de el. Alargamos un poco más el tiempo. La voz seguía ahí, pero a la vez se iba alejando. Yo también me alejaba poco a poco de él, sin querer alejarme. A veces parecía que había futuro, que todo era como al principio. Despegaba los pies del suelo e imaginaba lo imposible por continuar. Otras la realidad se imponía con todo su peso y me hacía bajar de las nubes. Luchaban mis sueños locos con su madurez cuerda.

Se me va,
como el agua que se escurre de mis manos,
se me va.
Como el aire que no puedes sujetarlo,
como el tiempo que implacable va pasando,
como el humo tu cariño se me va.
Se me va, y no puedo ya luchar por retenerlo.

Este amor que en realidad se ha ido muriendo
y por eso de mis manos se me va.


***

El final se preveía como una visita al dentista, tenía que llegar, pero nadie quería que llegase. Era inevitable.
Costaba imaginar que la próxima vez no llegaría nunca, que mañana la voz no estuviese al otro lado.

La incertidumbre se rompió
-Cada vez vamos a tener más ganas de vernos y no podrá ser posible-
me dijo -Y además te diré algo que jamás nos dijimos: te quiero- hubo un leve silencio -pero no sé si estoy enamorado de ti-
-Yo también te quiero- contesté. Comprendí que, definitivamente, no podía ser, y entonces, en aquel momento, el de los sollozos era yo.

-Quizás algún día
podamos ser amigos- dijo la voz desde el otro lado de la linea. -Quizás, seguro que sí. Yo también lo espero- Dije, dejándome llevar por el momento.
-Cuídate- Me dijo, para finalizar
-Tu también- contesté
-Adiós-
-Adiós...-

Los pitidos anunciaban que la llamada había finalizado. Y anunciaban también, que aquello, de verdad, había acabado.

Ahora queda el recuerdo, pero por otro lado están el presente y el mañana

¿Dónde irán?,
esos días de alegrías que pasamos,
¿dónde irán? ¿Dónde irán?,
esas miles de caricias que inventamos,
¿dónde irán? Yo no lo sé.
En la vida nunca hay nada para siempre,
ahora lo sé.
Pero fue tan bonito así quererte que ahora
me cuesta perder.

***

lunes, 28 de enero de 2008

Empatía


1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.


2. f. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

viernes, 4 de enero de 2008

...

M: vaya cuerpo
M: jejejejejeje
M: estás bueno
M: ¿quiere usted quedar conmigo mañana?
J: ¿yo?
M: ?
M: si, usted
J: ¿me lo dice a mi?
M: siiiiiiiiiiiiiii
J: no sé...
J: convénzame
M: solo preguntaré una sola vez
M: ¿quiere usted quedar mañana?
J: verás
J: es que he quedado con un chico
J: que es muy guapo, gordo y simpático
J: y la verdad es que quiero quedar con él mejor
J: ¿no le importará?
M: pues vaya gordo asqueroso, con lo guapo que es usted
J: es un encanto de gordo
M: y que no quede conmigo
J: un cielo
J: que me tiene muy embobado
M: seguro
J: si, seguro
M: que suerte la del gordo ese
J: y más suerte la mía
M: no estoy seguro que el gordo tiene mas suerte
J: nah
 
Creative Commons License
La Estación by Pasajero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported License.
Based on a work at laestaciondepaso.blogspot.com.